info@sagradocorazonvt.edu.com.ar | 03462 - 421174

INICIO NOVEDADES

Día del Libro

26/Jun/2016

Imágen Destacada

Esta celebración comenzó en Argentina el 15 de junio de 1908 como "Fiesta del Libro". Ese día se entregaron los premios de un concurso literario organizado por el Consejo Nacional de Mujeres. En 1924, el Decreto Nº 1038 del Gobierno Nacional declaró como oficial la "Fiesta del Libro". El 11 de junio de 1941, una resolución Ministerial propuso llamar a la conmemoración "Día del Libro" para la misma fecha, expresión que se mantiene actualmente.

La lectura es un medio para pensar y la literatura nos da imágenes con las que pensar. Dice David Krech, “cuando leemos literatura nos volvemos mil personas diferentes y aún así seguimos siendo nosotros mismos.” En la literatura vemos la vida con toda la vulnerabilidad, honestidad y penetración de la que somos capaces. Al menos si leemos reflexivamente.(Aidan Chambers)

No podemos evitar experimentar algún tipo de respuesta cada vez que leemos algo. La lectura de literatura afecta a las personas de muchas maneras. Cuando disfrutamos un libro queremos experimentar otra vez el mismo placer. Entonces lo volvemos a leer, o buscamos otros del mismo autor, o más libros del mismo tipo. También nos pasa, cuando disfrutamos intensamente de un libro, que no podemos evitar hablarle a alguien de él. Queremos que otras personas, especialmente nuestros amigos, también experimenten esto. Nos volvemos lectores reflexivos a través de las conversaciones que tenemos sobre nuestras lecturas.

Estamos seguros de que la  razón más frecuente para elegir un libro es que hemos escuchado hablar de él a nuestros amigos. Por ello les propusimos a todos nuestros lectores corazonistas que piensen y cuenten, cuál es el libro que más les gustó en su vida, hasta ahora. Luego que compartieran en el aula sus impresiones clasificamos los títulos en “Clásicos”, “Contemporáneos” y “Juegos, Historietas, TV”. 

Pudimos ver que la mayoría de los niños eligió el libro que compartió en la escuela, y otros (quizás los que ya están un pasito más adelante en su camino lector) libros aportados desde casa o de la biblioteca. Pero han coincidido en que a todos les gusta que alguien les lea. Dice Ma. Cristina Ramos en “La casa del Aire”: “Para lectores que se están formando, escuchar a alguien leyendo en voz alta es el mejor regalo. Escuchar a quien hace de la voz la prolongación de su mundo, a quien sostiene con su aire la pausada conciencia de su entendimiento, a quien sabe de intensidades que no implican el grito, a quien sabe disponer del aire y del tiempo para redondear las frases y sumar su propio destello al destello de sentido del texto…

Toda lectura compartida mueve el oleaje de la clase (o de la casa): despierta voces, miradas, silencios. Hay que sostener esa atmósfera que el texto literario crea, que nosotros alimentamos y que se traduce en miradas, quietud, o reacciones que pueden ir de la risa al silencio. Puede haber un diálogo espontáneo, no preestablecido; puede alguien decir algo, otra voz sumarse y la maestra, o el adulto que lee, aportar su opinión como un lector más.

A veces este momento está regado con palabras sueltas o frases muy breves. “Es triste”, “¡Al final lo encontró!”, “Era la hormiga reina”, “El elefante lo ayudó”. Frases que emergen de la experiencia de cada uno en relación con lo escuchado. Algunos permanecerán en silencio y recibirán los comentarios de los compañeros como un aporte más al dinamismo que sembró la lectura.
Recordemos siempre que un buen texto literario es más que un argumento. El sostén artístico de su construcción rodea al lector, convoca su imaginario, actúa sobre su sensibilidad. Porque lo más significativo para la experiencia lectora es lo intangible.”



FOTOS

Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería
Imagen Galería

COMPARTE